No hay productos en el carrito.

Categorías de productos

perro-rompe-sofa
Marcela Canabal

Marcela Canabal

Instructor canino de la escuela Educando Mi Perro

¡¿¿Qué hiciste??!

Es una situación muy común, que la vive mucha gente, la de ir a trabajar y al volver encontrarse con una remodelación forzosa (y de mal gusto) en el jardín o el living de la casa. Ante esto, la mayoría se va hasta donde está el perro y agarrándose la cabeza le grita ¡¿¿Qué hiciste??!

 

Autor: Marcela Canabal. Instructor Canino de la escuela Educando Mi Perro.

Es una situación muy común, que la vive mucha gente, la de ir a trabajar y al volver encontrarse con una remodelación forzosa (y de mal gusto) en el jardín o el living de la casa. Ante esto, la mayoría se va hasta donde está el perro y agarrándose la cabeza le grita ¡¿¿Qué hiciste??! El perro, tratará por todos los medios de que su humano enfurecido no le de un chancletazo y pondrá su mejor cara de cordero degollado para calmarlo…a veces lo conseguirá, a veces no. Lo tremendo es, que cuando esto ocurre, la historia se repetirá todos los días por uno o dos años…Es una situación desesperante tanto para el perro como para la persona!

Entonces surge la pregunta lógica de aquellos que están viviendo esta situación ¿por que hace esto perro? ¿es para vengarse porque lo dejamos solo? ¿es porque no nos respeta? ¿es porque no le alcanza el paseo que le damos? ¿es porque es dañino? La verdad es que el perro lo hace porque se aburre cuando queda sólo, se aburre. Ese aburrimiento lo motiva a buscarse una actividad, que podría ser también ladrar a los vecinos, hacer pozos por todo el fondo, perseguirse la cola o arrancarse el pelo del cuerpo…ninguna de esas actividades parece muy positiva ¿verdad? No, la verdad es que las ideas que se les ocurren a los perros en las horas de soledad, siempre son malas.

Bueno, muchos de los que padecen este problema optan por ver si el tiempo hace su trabajo. «Ya madurará» se dicen a veces unos a otros los familiares del perro, sentados en medio de un mar de polifón. Bueno, es posible que el perro madure y el problema mejore, el tema es que mientras eso pasa hay que gastar mucho tiempo y energía en limpiar los desastres y recomponer las cosas, así como mucho dinero en muebles, ropa y plantas nuevas…Tengamos en cuenta que en algunos casos la conducta, si no se corrige puede persistir hasta entrada la edad adulta por lo que hay que pensarse muy bien si estamos dispuestos a soportar varios años de desastres en casa.

Pero, y entonces, ¿hay algo que podamos hacer para no sufrir este comportamiento (natural en el perro a veces hasta los 3 años o más!!!)? Claro que si, existe algo llamado: enriquecimiento ambiental que podemos aplicar en casa ¿De qué se trata? Por definición, el enriquecimiento ambiental consiste en mejorar el bienestar de los animales, tanto físico como psicológico al proporcionar estímulos en el espacio que mejoren la calidad de vida y promuevan comportamientos naturales de la especie. El objetivo del enriquecimiento es crear un espacio más desafiante e interesante que lleve a desarrollar la exploración, el juego y la inteligencia en vez de aburrimiento y conductas molestas o insanas. En general el enriquecimiento ambiental se aplica en animales en cautiverio en los zoológicos, pero ¿qué es un perro que pasa de 6 a 10 horas diarias sólo y confinado? ¿no es un animal en cautiverio al menos en ese rato?

Bien ¡Entonces podemos aplicar el enriquecimiento ambiental en nuestro perro para que no destruya la casa! Genial ¿Por donde empezamos? Lo primero es saber que hay varios tipos de enriquecimiento ambiental y todos se pueden combinar para mejorar el efecto y revertir problemas de conducta asociados al aburrimiento. Veremos solo algunas formas de enriquecimiento en este post (hay más):

  • En la alimentación: consiste en convertir la alimentación en un reto ¿que quiere decir? Qué el perro tendrá que trabajar para comer. Esto lo logramos poniendo la comida dentro de dispositivos resistentes que al ser manipulados van dejando salir el alimento gradualmente. Son los llamados juguetes interactivos. Como ejemplo veremos el Kong Classic y el Kong Wobbler, ambos son muy difíciles de romper y deben ser girados, empujados, mordidos y balanceados por el perro para que dispensen lentamente la comida. Una actividad que lleva 2 minutos en el plato puede llevar hasta 40 minutos en este formato.El Kong classic permite ser rellenado de alimento (seco o húmedo) y una vez vacío, es muy agradable para masticar y rebota igual que una pelota. El Kong puede colocarse en el congelador para que su contenido se endurezca y sea más difícil sacarlo, asi se extiende la experiencia de juego. Este juguete incita comportamientos naturales en el perro como masticar, roer, lamer, perseguir y atrapar. El Wobbler también permite ser rellenado de alimento (seco exclusivamente), es básicamente un tentempié. Incita comportamientos de empujar, lamer, girar, perseguir y morder.

Ambos son juguetes muy recomendados para dejar sin supervisión ya que son resistentes y mantendrán al perro entretenido por horas y lejos de los problemas.

Dar de comer en el plato hace que se pierda la posibilidad de utilizar la comida como un recurso de estimulación mental y enriquecimiento para los perros, que se vuelve fundamental sobre todo en animales que pasan mucho tiempo solos, muy destructivos o simplemente en cachorros curiosos que se meten en líos.

Si lo piensas bien, en la naturaleza a ningún animal le aparece la comida toda junta y por arte de magia, todos deben de a poco o perseguir y cazar ¡es una de las actividades diarias que requiere más gasto energético en los animales salvajes! Entonces, para volver a lo natural, podemos plantear a nuestro perro una forma de alimentación más parecida a lo que sería en un ambiente sin hombres que los cuiden, donde comer requiere un esfuerzo significativo.

Veamos otra forma de enriquecimiento ambiental:

  • Objetos novedosos: al proporcionar elementos que los perros puedan manipular con sus patas, boca, se estimulan conductas naturales en las que se canaliza la energía acumulada producto de la frustración por soledad. En el caso de los perros hablaremos de cosas masticables que no se rompan o que son digeribles. Pueden ser juguetes de alta durabilidad o cosas comestibles. Los masticables permitirán conductas gratificantes como morder, roer, lamer, acarrear, perseguir y atrapar.

Kong Trax es un excelente juguete masticable, virtualmente indestructible, ideal para mandíbulas potentes que rompen todo lo que encuentran a su paso. Se recomienda este juguete en particular porque dentro de la marca Kong, que son todos juguetes muy resistentes, es de la línea negra, especialmente fuerte! Pero atención, para que un objeto sea novedoso hay que retirarlo del ambiente y sustituirlo por otro, es decir, haremos rotación de juguetes.

Los huesos pueden ser una opción de masticable que mantendrá ocupado y feliz al perro por un buen rato. Siempre debemos observar que a nuestro perro le caiga bien (no se atragante, ni le provoque vómitos o diarrea). Masticar y roer es una de las cosas que más felices hacen a los perros y están preparados para hacerlo desde hace miles de años, parece una buena idea entonces favorecer que ocurra esta conducta ¿no?…Los huesos de lonja y del estilo se pueden dar varias veces a la semana (si al perro no le caen mal) y los huesos de carne, uno cada 10 o 15 días. No es bueno dar huesos naturales con más frecuencia porque desgastan mucho la dentadura y pueden traer problemas digestivos. Ante la duda, consulta con tu veterinario para saber que es lo mejor para tu perro en particular, ya que cada uno es diferente.

En los casos en los que hay jardín podemos hacer enriquecimiento a nivel:

  • Medioambiental: esto quiere decir que hacemos el entorno más atractivo, desafiante o interesante. Por ejemplo, en vez de tener un patio todo con pasto y plano, podemos crear una zona con arena, un cuerpo de agua, árboles, desniveles o superficies diferentes. En cualquier caso, se busca que se estimulen conductas de juego, descanso, excavación (si!! es muy bueno que el perro haga pozos, y si hay arena es posible que sólo los haga allí y ya no lo haga por todo el jardín) y exploración.

Por último mencionaremos otra forma de enriquecimiento que es un arma de doble filo, porque en algunos casos puede empeorar los problemas de comportamiento si no se maneja bien:

  • Social: sumar un compañero de juegos. Interactuar con otros animales es muy sano y positivo. Todo lo que son comportamientos sociales no violentos serán deseables ya que los perros son una especie social. Pero cuidado! Traer otro perro para que haga compañía a nuestro amigo canino aburrido puede ser muy bueno si se llevan bien y se entretienen jugando o puede ser muuuuuuuy malo si no se llevan bien o se entretienen rompiendo y ladrando juntos; la verdad es que no hay garantía de nada. Mejor, antes que traer otro animal a tu casa para que juegue con tu perro, llévalo a parque para que haga amigos y juegue con ellos. Porque recuerda que, aunque tengas un gran jardín y aunque que realices mucho enriquecimiento ambiental, eso JAMÁS podrá sustituir el paseo.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

2 comentarios en “¡¿¿Qué hiciste??!”

Deja un comentario