No hay productos en el carrito.

Categorías de productos

emociones perro
Marcela Canabal

Marcela Canabal

Instructor canino de la escuela Educando Mi Perro

Los animales y las emociones

Pero ¿cómo es que identificamos estas emociones que, por definición, son un estado interno de cada individuo? Es a través de la observación del comportamiento que se genera a raíz de ellas

Hace tiempo se sabe que los animales tienen emociones similares a las nuestras (alegría, ira o miedo, por nombrar algunas). Al estar en contacto pleno con ciertas especies domésticas es frecuente que incluso sepamos reconocerlas, sobre todo en aquellos seres que viven con nosotros como parte de la familia. Nos queda muy claro cuando nuestro perro o gato se pone feliz de vernos si llegamos a casa. Y por el contrario es obvio que no le hace ninguna gracia subir a la camilla del veterinario si toca dar una vacuna….

Pero ¿cómo es que identificamos estas emociones que, por definición, son un estado interno de cada individuo? Es a través de la observación del comportamiento que se genera a raíz de ellas. Ciertas expresiones físicas (posturas, gestos, etc), sonidos o conductas de diverso tipo son los indicadores directos de las emociones que experimentan los animales (recordemos de pasada que los humanos también somos animales!).

 Al observar esta imagen podemos suponer que este gatito se ha asustado o sorprendido por algún estímulo de su entorno ¿En que basamos esta inferencia? Primero en el gesto de la cara (postura de las orejas a los lados, los ojos fieros y la boca abierta, posiblemente haciendo algún sonido) pero también en la posición de la cola, el lomo erizado y la espalda curvada hacia arriba. Si miramos en detalle, también en la postura de las patas (como dando un salto hacia atrás) y los dedos de las patas bien abiertos, sacando las uñas. En conjunto, todos son todos indicadores de tensión muscular que preparan al pequeño gato para la huida o el ataque del estímulo (que no vemos cuál es), que ha generado una emoción fuerte.

Identificar las emociones de los animales que viven en casa puede facilitar mucho la convivencia en el hogar ¿por qué? Porque al poder saber cómo se sienten nuestros seres queridos de 4 patas podemos prevenir o revertir problemas de comportamiento. 

Ah, suena maravilloso pero…¿cómo? Bueno, teniendo en cuenta que las conductas observables en los animales están directamente relacionadas con estados internos, cuando aparece una conducta indeseada podemos  abordar su origen y preguntarnos «¿Por qué lo hace?»

Esta estrategia, de tener en cuenta qué le pasa al animal y entender porqué se comporta de la forma en que lo hace, es mucho más efectiva (y respetuosa!!!) que dedicarse a castigar la conducta inapropiada cuando aparece sin tomar en cuenta su origen.  Castigar el mal comportamiento es lo que hace la mayoría de la gente que tiene algún problema de convivencia con un perro/gato. Déjenme decirles que no suele tener muy buenos resultados…ya que es como querer tapar el sol con un dedo!!

En el caso de los perros, a lo largo del tiempo en que he tenido la suerte de trabajar con ellos, se vuelve evidente para mi que cuando «se portan mal» es porque detrás de eso (en la mayoría de los casos salvo excepciones), hay una gran insatisfacción de alguna de las necesidades primarias. Las necesidades primaras son las que deben estar sí o sí cubiertas para que un individuo sea feliz. Por lo tanto, cuando un animal no tiene cubierta una de ellas, aparece en él un estado emocional general negativo, que da como resultado comportamientos inadecuados.

¿Cuáles son las necesidades primarias en un perro?

  • Necesidades físicas (alimento, salud, higiene, comodidad)
  • Afecto (suficiente contacto social con la familia, trato amoroso y claro)
  • Una rutina de vida clara (enseñar claramente las reglas del hogar, horarios, estructura social clara, seguridad) 
  • Ejercicio suficiente y adecuado a la edad y tipo de perro (juegos, paseos, etc)
  • Estimulación mental (desafíos psicológicos, enseñanzas, posibilidad de desarrollo a nivel cerebral)
  • Buena socialización y contacto con el entorno (personas, animales de la misma especie y de otras, el ambiente en general!!!)

Entonces, si tu perro tiene algún mal comportamiento que dificulta la convivencia (romper todo, ladrar mucho, hacer sus necesidades adentro, por ejemplo), te invito a pensar de esta forma ¿Por qué crees que lo hace? ¿Qué estado emocional tiene el perro que se «porta mal» cuando lo hace?

Evita pensar que lo hace por venganza como escucho muchas veces, piensa más bien en cómo se siente el perro cuando lo hace ¿está nervioso? ¿excitado? ¿tiene miedo? ¿no se siente cómodo? ¿está aburrido? ¿será que nunca le enseñaste cómo hacerlo bien o qué se espera de él?…piensa si no será que hay una insatisfacción de fondo que tu perro está queriendo expresar.

Seamos autocríticos y proactivos!!! Para poder lograr un cambio positivo en todos los implicados y mejorar la calidad de vida de la familia piensa porqué tienes el problema y será más fácil de resolver. Entonces, si tienes un conflicto de convivencia con tu perro pregúntate ¿qué necesidad primaria no estoy cubriendo y hace que mi perro no se comporte de la mejor manera? y ponte manos a la obra!!!

 

*Si crees que tienes un problema complejo o realmente no sabes por donde empezar, tal vez sea buena idea contratar un educador canino que trabaje con tu familia. Asegúrate de que sea un profesional que utilices métodos amigables y respetuosos.

 

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

6 comentarios en “Los animales y las emociones”

  1. Mi perro ladra exageradamente a todo el que pasa cerca de su territorio como queriendo comérselo. La necesidad insatisfecha es la falta de paseos y salidas frecuentes. Pero en la actualidad es imposible lograrlo. Lo hacemos cuando podemos. Incluso tuvo un paseador que ahora nos resulta imposible. Qué debo hacer?

    • Hola como estás? Una buena opción sería reducir el estímulo visual al exterior (dependiendo de la casa si son cortinas o con plantas, cañas, etc); por otro lado si los paseos no son posibles (que sería lo ideal) te recomiendo que juegues con él y hagan muchos juegos de vínculo con ustedes (las escondidas, tironeo, juegos de buscar y recoger), puedes enseñarle cosas nuevas y eso lo hará sentir muy bien (sentarse, dar la pata) y también es buena idea que le propongan juegos de estumulación mental de búsqueda de comida dentro de juguetes interactivos por ejemplo en vez de darle su comida en el plato. Aquí en la página tenemos una sección completa de juguetes interactivos y otra de juguetes de vínculo! Te mando un beso y ánimo, siempre se puede hacer las cosas de una forma nueva y sorprendente! Con cariño, Marcela

  2. Tengo un perro cachorro de 1 año cruza Ovejero y labrador que permanentemente nos salta y tironea de la ropa rompiendola. Entra a la casa y siempre hace algún destrozo agarra cuadernos, comida, rompe almohadones, zapatos y si lo sacamos, rompe plantas o lo que encuentre afuera x enojo porque lo sacamos. Siempre quiere que le estemos jugando y nos salta cuando salimos al fondo y no lo hacemos. . Lo sacamos a pasear y nos pasea él. Solo cambia algo comportamiento cuando está solo con mi marido pero llego yo con mi hijo y empieza con todo su mal conducta. Como podemos modificar su comportamiento?

    • Hola Nelba, una buena idea es colocar una correa para poder ayudar a tu perro a moverse dentro de casa sin empujar y saltar. Por lo que leo tu perro es muy inteligente y activo por lo que se manifiesta pidiendo atención y que interaccionen con el. Yo utilizaría muchos premios para enseñarle cosas como sentarse y caminar al lado (igual en el jardín). También usaría mordedores para descargar sus ganas de morder cosas en movimiento (como te está diciendo al romper la ropa que se está secando). También creo que seria interesante que lo lleven a jugar con perros de su edad hasta cansarse un rato cada día…porque si eso no ocurre….creo que lo que está necesitando es eso! No creas que «se enoja» cuando lo sacan, yo más bien creo que se pone triste y se frustra…sería buena idea que lo ates a tu lado adentro en el living en vez de aislarlo en el patio cuando te cansas de que te salte encima. Si no, dale un juguete interactivo relleno de algo irresistible o un hueso cuando lo saques al patio; así está entretenido y puede liberar su frustración de estar sólo afuera cuando todos están adentro. Prueba alguna de estas cosas y me cuentas!!!! Un afectuoso saludo, Marcela

  3. Quiero ayudar a un cachorro de salchicha,macho de un año.Su comportamiento dentro de la casa es imposible,ladra todo el tiempo,rompe todo su propia cucha,muebles,la pared.Orina su cucha y todo lo que este a su alcalse.Cuando se lo saca a pasear orina y luego llega y vuelve orinar adentro.Además de estar alsado.A destrozado toda la casa,si se lo ata rompe las coreas.En fin evidentemente está stresado y quizá castrandolo ayude.Convive con una pequeña gata.Agradezco una opinión.

    • HOla, creo que sería interesante conocer esa rutina de paseos, es decir, si en esa salida tiene oportunidad de correr (con correa larga de 3 o 5 metros), hacer pozos, meterse al agua y jugar con otros perros lo suficiente, debería tener un paseo de 1 hora y media cada día para poder hacer todo eso, de lo contrario no podrá expresar todas sus necesidades físicas y psíquicas. Por otro lado me parece buena idea castrarlo si dices que «está alzado», los machos no se alzan pero puede ser que tenga una tensión sexual muy alta por lo que esa es una buena opción para ayudarlo a bajar la carga hormonal y ver si eso ayuda con el equilibrio energético general. Te diría también que jueguen mucho con él dentro y fuera de casa y que sean juegos ordenados, donde le enseñen a traer las cosas, a soltarlas, a esperar, a sentarse y acostarse a la orden (ayuda mucho la parte de obediencia siempre que se haga como algo lúdico para dar estructura en casos así). Si deseas atarlo adentro para que orine menos (la castración puede colaborar en este aspecto también) y te rompe las correas te recomiendo cadena, siempre átalo cerca tuyo y dale un juguete interactivo; esa es la última recomendación: en lugar de usar el plato para darle de comer usa dispositivos de alimentación que el perro tenga que trabajar para obtener su comida para que gaste más energía, se entretenga y se relaje, todo al mismo tiempo.

      Si tienes un problema extremo te recomiendo que te pongas firme y realices todas las cosas que te comenté, si luego de 3 semanas de hacerlo consistentemente no tienes ningún resultado es buena idea pedir ayuda de un profesional.

Deja un comentario