No hay productos en el carrito.

Categorías de productos

WhatsApp Image 2018-03-16 at 14.16.24
Marcela Canabal

Marcela Canabal

Instructor canino de la escuela Educando Mi Perro

¿Con el juego tironeo hago «malo» a mi perro?

¿Porqué digo que con este juego no lo haremos "malo" necesariamente? Porque la verdad es que, mal utilizado, el juego de tironeo puede promover sobre-excitación o agresión por protección de recurso (el juguete), si lo hacemos en forma incorrecta.

A veces llego a trabajar a una casa y cuando voy a comenzar a poner el juego bajo control y a enseñar a la familia a usarlo como una herramienta educativa me encuentro con la frase «yo no juego al tironeo porque me dijeron que con ese juego el perro se va a volver malo». Bien, demasiadas veces me han dicho esto y por eso quiero hacer un post exclusivamente sobre este tema. Jugando al tironeo NO haremos que el perro se vuelva «malo» o agresivo necesariamente.

¿Porqué digo que con este juego no lo haremos «malo» necesariamente? Porque la verdad es que, mal utilizado, el juego de tironeo puede promover sobre-excitación o agresión por protección de recurso (el juguete), si lo hacemos en forma incorrecta. Estos estados emocionales indeseados en donde el perro se sobre estimula, comienza a comportarse de manera poco gentil y parece enceguecido con el objeto o estados agresivos en donde el juego se torna competencia por el juguete y el perro se muestra hostil a la hora de nosotros querer recuperarlo aparecen cuando se cometen los siguientes errores:

Errores frecuentes al jugar al tironeo:

  • Jugar sin reglas, a lo loco
  • Jugar sin parar, sin hacer pausas (eso hace que la excitación suba cada vez más)
  • No indicarle al perro cuando es desconsiderado, jugar igual aunque nos lastime
  • Tener nosotros la energía inadecuada (estar muy excitados, correr mucho, sacudir el juguete, ser bruscos…a veces veo a las personas jugar muy fuertemente como si fuera una lucha real y eso obviamente no es bueno)
  • Enojarse con el perro, pegarle o gritarle cuando se pone bruto y dejar de jugar por ese día
  • No enseñarle al perro a soltar los juguetes (sin abrirle la boca…)
  • Correr al perro cuando tiene el juguete en la boca para que nos lo regrese o peor! ir hasta la cucha a buscarlo…

El juego en general ayuda a desarrollar la concentración, las capacidades sociales con otros miembros de la especie, los sentidos y la inteligencia. En el caso de los perros fomenta además la interacción con los humanos, es decir, es una de las formas de crear y mantener el vínculo entre una persona y un perro. El juego es una de las formas más gratificantes de interactuar con nuestro perro (sobre todo para él) pero si además de divertirnos queremos que resulte útil y beneficioso, hay que tener en cuenta algunas pautas generales.

Pautas generales para poder usar el juego como recurso educativo:

  • Todo juego tiene reglas y estructura, si no, es excitación pura y no sirve para educar.
  • Poner orden al jugar permite usar los juguetes como «premio» para enseñar cosas nuevas.
  • El juego debe tener un comienzo y un final, definido por nosotros.
  • Jugar en la vereda y el parque también es importante! No sólo jugaremos en casa, así podremos enseñar a través del juego en cualquier sitio!
  • No permitiremos al perro mordernos la ropa o las manos, para eso usaremos un juguete que el perro pueda morder sin hacernos daño. Lo ideal es que el juguete sea un mordedor!

y…¿Qué es un mordedor?

Es un juguete especialmente diseñado para jugar al tire y afloje. Es resistente, tiene buenos agarres y a la vez es muy agradable para la boca del perro por su relleno mullido. No es cualquier juguete! Para jugar cómodamente tanto perro como persona es buena idea tener el juguete adecuado; evitaremos los juguetes de plástico (duro o blando), las pelotas (si! las pelotas, hay mucha gente que lanza la pelota y luego juega al tironeo con ella cuando el perro no la quiere entregar…¿te suena?), los peluches o los que son del tipo cuerda. Aquí les dejo una foto de un mordedor adecuado:

Para poder comprar este producto puedes pinchar aquí: MORDEDOR (Producto exclusivo Petsolutions!)

Buscando la intensidad adecuada

Cuando juguemos al juego de tironeo, una de las claves para que no se generen estados emocionales negativos como la sobre excitación o la agresión por protección de recurso es lograr la intensidad adecuada. Y ¿que quiero decir con eso? Que el juego sea realmente un juego en donde los dos la pasen bien, sin lastimarse, que puedan comunicarse en el proceso y que puedan parar sin conflictos. Para eso:

  • Haremos pausas cortas frecuentemente en una misma sesión de juego (juego-pausa-juego-pausa-juego-pausa). La idea de esto es que la excitación suba un poco en los momentos de juego y baje en las pausas.
  • Enseñaremos al perro a soltar los juguetes cuando se lo pedimos (debería hacer un post para esto!)
  • Nosotros debemos jugar de forma amable y calmada si el perro es muy enérgico.
  • Debemos enseñar a nuestro perro a ser amable al jugar. Si el perro es brusco o nos lastima (empuja fuerte, muerde, araña) hacemos un tiempo fuera unos momentos (nos ponemos de espalda y brazos cruzados 10 segundos, como si estuviéramos muy ofendidos!!) y luego retomamos.
  • Es buena idea jugar con la correa puesta para evitar que escape corriendo cuando tiene el mordedor en su poder.

Si haces una o varias sesiones de juego con estructura al día verás que podrás enseñarle trucos nuevos más fácilmente!! A divertirse!!!

 

 

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Deja un comentario